Chardonay
| Sauvignon Blanc | Riesling | Cabernet Sauvignon | Merlot

Aunque el vino raramente huele y sabe a uva, la variedad de la uva, o de las uvas,
en cualquier vino es la influencia principal en su estilo y carácter.
El suelo, el clima y la intervención del hombre tienen su papel, pero las uvas son el ingrediente principal,
y la materia prima del sabor.

Existe la desalentadora cifra de unas cuatro mil variedades de la especie vitis vinifera
(se trata de la especie responsable casi en exclusiva de las uvas de vino), pero muchas son similares entre sí
y muchas otras son insignificantes, ya sea porque el vino que producen es pobre o muy flojo,
o porque son tan temperamentales que pocos viticultores las prefieren.
He seleccionado solamente las principales,
divididas entre clásicas, otras variedades importantes y otras que aparecen en las etiquetas de vinos.

 

 

 

 

 

 

 

 


Chardonay

La Chardonay puede ser la variedad de vid más elegante del mundo, pero no es de ninguna manera la más plantada, aún teniendo en
cuenta que, según se ha estimado, las plantaciones de Chardonay se han doblado entre 1988 y 1992 y continúan incrementándose a
ese ritmo, la variedad todavía supone menos del 1% del total de Vitis vinífera.

Claramente la Chadonay no se está convirtiendo en un
monstruo expansionista, aunque esto no afecta a su presencia ni a su popularidad crecientes. A los viticultores les gusta porque es fácil
cultivar, vigorosa, resistente y generosamente productiva en la mayoría de los suelos y los climas. A los vinicultores les gusta por lo maleable
que es: se puede presentar en un amplio abanico de estilos, y en Borgoña y la Champaña se ha demostrado que es capaz de producir
algunos de los mejores vinos y la mayoría de los blancos más longevos.

A los bebedores les gusta porque, con escasas excepciones, proporciona satisfacción inmediata.
Llena, flexible, mantecosa y afrutada, con o sin los sabores seductores de vainila y roble, no tiene extremos duros ni una acidez agresiva.
Tanto si es usted viticultor como vinicultor o consumidor, raramente tendrá quejas de Chardonay.

volver al menu

 

 

 

 

 

 

 

 


Sauvignon Blanc

Con frecuencia esta cepa es lanzada al estrellato cuando los consumidores se cansan de la Chardonnay.
Cuando las condiciones son buenas produce un vino con una personalidad fuerte, pero básicamente unidimensional,
estimulante, seco y notablemente alto en ácido, con sabores a hierva y uva espina.

volver al menu

 

 

 

 

 

 

 

 


Riesling

La auténtica Riesling de origen alemán es una de las mejores cepas del mundo.
Tiene en común con la Sauvignon Blanco una fuerte personalidad que es todavía mejor al no tener ninguna influencia del roble y una alta
podredumbre noble, el hongo que ataca a las uvas maduras y las deshidrta, de forma que surgen vinos de una exquisitez yh una dulzura inmensas. Además, como el buen Chardonnay, el Riesling tiene el potencial de envejecer durante muchos años.

volver al menu

 

 

 

 

 

 

 

 


Cabernet Sauvignon

Se trata de una uva de un color intenso y una piel gruesa que produce un vino oscuro y sabroso.
Los vinos de Cabernet Sauvignon tienen el potencial de envejecer durante mucho tiempo, y ganan en categoría si envejecen en roble.

volver al menu

 

 

 

 

 

 

 

 


Merlot

La Merlot es parecida a la Cabernet Sauvignon, pero es menos tánica y con menos sabor a gorsella, da vinos más blandos, más rollizos,
más jugosos y que maduran más pronto, que de algún modo parecen más dulces.

volver al menu